El Taller de Educación Ambiental de la Universidad Popular de Andorra inició su actividad  en  2003, centrando su trabajo  en el conocimiento del  medio natural del municipio. La metodología de trabajo utilizada, basada en el método Investigación-Acción-Participación condujo a las/los participantes a compartir conocimientos y a descubrir e investigar el entorno cercano.

Se realizó un intenso trabajo de campo complementado con clases teóricas y el desarrollo de diversas actividades. Las personas participantes, en su gran mayoría mujeres de diferentes edades, recorrieron, palmo a palmo una buena parte del término municipal de Andorra, hablando a la par con personas mayores que ayudaron a descubrir diferentes rincones, relieves, árboles singulares y topónimos utilizados para nominarlos.

Se realizaron salidas al campo para conocer las plantas aromáticas y medicinales más características de nuestro municipio y la vegetación representativa de cada ecosistema; se investigaron los puntos de agua naturales repartidos por el municipio, tan importantes para el aprovechamiento humano en épocas anteriores  como imprescindibles en la actualidad para el ganado y la fauna silvestre.

Poco a poco, este grupo diverso fue incrementando  el conocimiento sobre el entorno natural de Andorra y el afán por mantenerlo vivo. Todo lo que se iba recopilando, a través de fotografías, charlas con personas mayores, anotaciones propias, información de otras fuentes,etc., se recojió y se realizaron varios trabajos, algunos de ellos  quedaron reflejados en exposiciones como El Medio Natural de Andorra”, “Plantas Medicinales de nuestro entorno”, o “El Agua en su Justa Medida”. Otros se convirtieron en rutas interpretativas señalizadas como La Ruta de los Árboles Singulares” y el “Sendero Botánico Val de Molinos. También se llevó a cabo un cuentacuentos “Juny, el enebro singular”

JUNY, EL ENEBRO SINGULAR

Este cuento, basado en un cuento tradicional, “El pequeño abeto” de N. Willer, tiene como protagonista al Enebro de la Val Común, uno de los Árboles Singulares de Andorra. Tanto el texto como los personajes son fruto del trabajo colectivo del Taller de Educación Ambiental que se realizaba en la Universidad Popular de Andorra desde 2003. Posteriormente en 2008 coincidiendo con la apertuta del Centro Ítaca pasó a ubicarse y continuar su actividad en el propio centro. 

Sus personajes forman parte de la vegetación típica de nuestra zona ya que uno de sus objetivos es darla a conocer. En realidad se trata de un cuento  escrito para ser contado, de un Cuentacuentos.  Se ha representado  en los municipios de la comarca Andorra-Sierra de Arcos y en Centros Educativos. Los personajes están realizados básicamente con materiales reciclados como  cartón y papel y mucha creatividad del grupo que formaba parte de ese taller. 

Pretende hacer comprender la riqueza de la biodiversidad, la importancia del cuidado y respeto hacia el medio natural además de contemplar una moraleja importante:  la gran necesidad de la aceptación de uno mismo y a la par de todos los demás seres vivos como únicos e irrepetibles.

Toda esta labor se vio recompensada con la concesión del 2º Premio “Miguel Hernández” 2007, galardón otorgado por el Ministerio de Educación y Ciencia. Este premio es el más prestigioso a nivel nacional para Centros de Educación de Adultos pues reconoce “la labor realizada por entidades públicas o privadas, sin ánimo de lucro, que se distingan por su aportación a la alfabetización de personas adultas, tanto la tradicional como la que pueda generar el progreso científico y tecnológico”. Representantes de la Universidad Popular de Andorra y alumnas del Taller recogieron este galardón en el Instituto Cervantes de Madrid el 22 de febrero de 2008. Posteriormente, el día 14 de mayo se celebraba   la concesión de este premio con un acto en la Casa de Cultura de Andorra para compartirlo con todos los andorranos.

En octubre de 2008 se inauguró el Centro de Estudios Ambientales Itaca y desde entonces, el Taller desarrolla sus actividades en dicho centro.

La recuperación en el año 2009 de la “Fiesta del Árbol” fue otro de los logros importantes de este grupo de trabajo, ya que desde aquel momento se celebra anualmente el último sábado de febrero . 

Diversas actividades se organizan en ese día en el que  participan grupos familiares. La actividad más destacada es el  reparto de plantones de pino carrasco, pino piñonero y/o  encina a todos los niños y niñas nacidos/as en el año anterior a la celebración. El objetivo es iniciar junto a la familias un proceso de cuidado y seguimiento para promover el interés y el cuidado por el medio natural desde la infancia.

Otras actividades que se han ido realizando han sido diversos  talleres de manualidades con materiales reciclados y naturales, juegos, y la participación de diferentes grupos de Teatro y de animación infantiles con propuestas vinculadas a temas ambientales. Para finalizar el día se realiza una plantada simbólica en el pinar municipal posterior al centro. 

Todo ello con el objetivo general de concienciar  a niños, niñas y  acompañantes de la importancia del cuidado del medio que nos rodea. 

En 2018 se inició una  nueva propuesta, a través de las Asociaciones de Andorra a las que se invita a participar plantando aquellos árboles de los que puedan hacerse cargo para cuidarlos y que lleguen a madurar. 

También se reparten plantones a todas las personas que lo solicitan para plantar los ejemplares en la zona que deseen o en el pinar que se sitúa en la parte posterior al centro. Con esta última acción se está consiguiendo la regeneración de este pequeño espacio natural.

Otra de las facetas a destacar del Taller fue la acción directa sobre el cuidado del medio natural, promoviendo plantaciones con árboles y arbustos autóctonos en diferentes zonas del municipio: ladera del monte de San Macario, Estrecho de la Cerrada, Fuente Moreno, Val de Molinos y Área ganadera, entre otros. En algunas ocasiones se ha procedido a la limpieza de espacios naturales mediante la recogida de residuos y enseres.

El entusiasmo por transmitir los conocimientos adquiridos y el sentimiento de protección hacia el medio natural dio lugar a las visitas interpretativas guiadas que todos los años se realizan con alumnas y alumnos de diferentes ciclos de los centros educativos de Andorra, a lugares de interés como el Sendero Botánico Val de Molinos o algunos de los Árboles Singulares, además se imparten talleres sobre plantas aromáticas y medicinales , elaboración de un jarabe para la tos, reducción del uso de plásticos o talleres sobre cambio climático, entre otros.  

A lo largo de estos años y coordinado por Olga Estrada, coordinadora  del CEA Ítaca-José Luis Iranzo, han participado diferentes personas en todas las actividades que se han llevado a cabo, siempre impulsadas por el afecto al medio natural cercano, poco valorado social y culturalmente, para cuidarlo, mejorarlo y así favorecer su disfrute por las futuras generaciones.