FUENTE MORENO

(Leer más…)

BARRANCO DEL GITANO

(Leer más…)

EL CHORRILLO

(Leer más…)

LOS CABOS

FUENTE MORENO

En la salida suroeste de la población dirección Alloza, junto a la carretera A-1402 en el km 2,500, se encuentra el paraje de la Fuente Moreno que forma parte de la ruta del “Sendero Botánico de Val de Molinos”.

Por su cercanía al pueblo, su frondosa sombra y abundante agua ha sido uno de los lugares más visitados de Andorra, especialmente los lunes de Pascuica (lunes siguiente al Domingo de Resurrección), comiéndose la tradicional “rosca”, una torta redonda con un huevo duro en el centro. También ha sido muy frecuentado por escolares con sus maestros, así como un punto de encuentro durante las calurosas tardes estivales, siendo muy comunes las meriendas entre amigos en los días de fiesta.

La balsa natural, que antaño existía en este lugar, recogía el agua de lluvia y de los manantiales que era aprovechada para los diferentes usos de la comunidad. Uno de los más importantes era el riego de los huertos. Para ello los propietarios de los campos contaban con una regulación que establecía una serie de derechos y normas a cumplir por todo aquel que hacía uso de la balsa.

En la actualidad, el agua que sale del manantial se distribuye mediante canalizaciones a una fuente, un abrevadero y una balsa artificial; éstos últimos para uso ganadero y agrícola exclusivamente. Gracias a esta abundancia de agua se ha formado un pequeño ecosistema húmedo con la vegetación característica: chopos negros, álamos blancos, juncos, menta, zarzas… acompañada por la típica del monte mediterráneo que crece en la ladera de la montaña: romero, aliaga, tomillo, espliego, sabina, coscoja… Todo ello alberga una variada fauna silvestre encabezada por el zorro, el topo, el conejo, la culebra de escalera, la rana, el sapo y multitud de aves como el jilguero, el ruiseñor o la urraca.

Llama la atención la tipología geológica de la zona  marcada especialmente por la erosión de las diferentes capas de materiales de areniscas y conglomerados que han dado lugar a oquedades aprovechadas por los niños como “cuevas” para sus juegos.

Un espacio de esparcimiento bajo la frondosa arboleda con varias mesas y bancos completan este paraje para el disfrute de la población.

BARRANCO DEL GITANO

Al  noreste de la localidad, lindando con el término municipal de Híjar, se encuentra este  barranco al que se accede desde el Mas Quemado.

Se trata de una zona con abundante agua en el subsuelo y  por la que discurre un pequeño cauce, ahora canalizado, y que vierte sus aguas un poco más adelante a la acequia de la Val Común. Estas aguas se han  utilizado para regar los campos y huertos  que se encuentran en el fondo del barranco. Muchos de ellos han sido abandonados y están colonizados por la vegetación característica de las zonas húmedas como las cañas, las zarzas, los juncos, los carrizos, las aneas…  Con los años se ha formado una frondosa arboleda de chopo negro y también encontramos algunos árboles frutales tradicionales de los antiguos huertos, como higueras y almendros.

Llama la atención el contraste de vegetación del fondo del barranco con las laderas que lo circundan donde predomina el monte mediterráneo con pino carrasco, sabina, enebro, coscoja, romero, aliaga… y una especie muy común en esta zona árida, la retama.

También destacan las formas geológicas de su roquedo debidas a la erosión por el viento y el agua de las diferentes capas de materiales, conglomerados y areniscas. Algunas de estas oquedades han sido aprovechadas como refugio para los propietarios de los huertos.

La diversidad faunística de este espacio está condicionada por los diferentes hábitats que lo componen. Desde mamíferos como el jabalí, el zorro, la cabra montés, el conejo, el ratón de campo… hasta una variedad de aves típicas de las zonas más esteparias como la perdiz, la cogujada, la bisbita común… además de anfibios y reptiles como la rana, el sapo, la culebra de agua, la culebra de escalera, el lagarto ocelado… Muchos de ellos sirven de alimento a las aves rapaces que sobrevuelan estos lugares, milano negro y real, águila real, cernícalo, halcón común…

Estos pequeños reductos húmedos son imprescindibles para el desarrollo de la vida animal en un entorno árido como el que rodea a este barranco.

Además, este paraje alberga una peculiaridad pues en él se encuentra el Lentisco del Barranco del Gitano, árbol perteneciente a la “Ruta de los Árboles Singulares de Andorra”. Su singularidad radica en el porte de árbol adquirido (habitualmente es un arbusto), a su altura que sobrepasa los 7 metros y a su frondosidad. No es una especie muy frecuente en Andorra porque necesita un microclima cálido y húmedo, que en este caso encuentra en este lugar.

EL CHORRILLO

El paraje de El Chorrillo se encuentra situado al este de Andorra y se accede a él desde la carretera A-1402 dirección Alloza por dos caminos rurales, uno en el km. 1 (camino del Cabo) y otro en el km 4,200.

Desde este último punto nace una pequeña val de campos y huertos en los que además de las especies tradicionales podemos ver cañaverales y algún ejemplar de chopo negro, sauce blanco y sauce cabruno; esta val atraviesa un estrecho paraje entre grandes rocas de conglomerados donde nace el manantial del mismo nombre que recoge sus aguas primero en un abrevadero para el ganado y luego en una gran balsa al pie de la roca con la que se riegan los huertos que se encuentran val abajo y los árboles de ribera que crecen en sus lindes (chopos y latoneros) . 

Es un pequeño espacio que alberga una copiosa vegetación húmeda de juncos, carrizos, zarzas, ortigas… Entre las rocas crecen higueras y rosales silvestres; en la balsa abundan diferentes tipos de algas y en la pared rocosa podemos ver culantrillo del pozo.  Todo ello propicia la proliferación de anfibios y reptiles como ranas, sapos, culebras de agua, zapateros… además de ser un punto importante de abastecimiento de agua para todo tipo de mamíferos y aves. Como es habitual en otras zonas, esta vegetación contrasta con la que existe en los montes que la rodean, con matorral arbustivo y muchas jóvenes encinas que poco a poco van repoblando estas cimas.