Al  norte de la población y siguiendo el curso del río Regallo encontramos el Estrecho de la Cerrada. Este paraje se ha ido formando desde hace millones de años por la erosión del paso del río  sobre el macizo montañoso de Las Cerradas.

El camino que lo atraviesa comienza en la linde noroeste del polígono industrial de la Estación, zona denominada «El Juncalillo» y tras pasar bajo el puente de la carretera que comunica la zona minera de la Val de Ariño con la Central Térmica ya nos adentramos en este paraje. Antiguamente era el camino que llevaba desde Andorra hasta Híjar. Una parte de él fue utilizado para la vía del tren que transportaba el carbón hasta la Central Térmica de Escatrón.

No encontramos el río Regallo hasta llegar a la altura de la Estación Depuradora de aguas residuales y tras ella atraviesa soterrado una cantera que estuvo activa años atrás. El cauce no es abundante y se nutre con las aguas que se vierten depuradas.  A partir de aquí comienza el único tramo del río que tiene vegetación de ribera con chopos, sauces, mimbreras, olmos, zarzas, carrizos, juncos y plantas acuáticas. La cercanía del monte al cauce hace que estas especies ribereñas convivan con otras más características del monte mediterráneo: pinos, carrascas, coscojas, sabinas y enebros. El pinar que lo circunda en la actualidad corresponde a las repoblaciones forestales que se hicieron en los años 50 del pasado siglo.

En uno de los tramos de mayor amplitud había un pequeño molino de harina que estuvo en funcionamiento hasta mediados del siglo XX y del que quedan algunos restos, como la balsa y su aliviadero. Su existencia delata el abundante caudal que llevaría el Regallo en esa época. Después, el cauce y el camino pasan bajo la antigua vía del tren  por un puente de cuatro ojos llamado el «Puente del Molinico». El recorrido sigue serpenteando por el Estrecho entre el Puntal Portimedio y El Pinar (éste último ha sido declarado recientemente como Monte de Utilidad Pública) hasta llegar a El Clochón donde el paisaje se abre hacia el monte alto de Andorra, zona más llana y la más extensa del municipio dedicada a cultivos de cereales y olivar.

En el año 2009 la Confederación Hidrográfica del Ebro llevó a cabo una “Actuación en la Cuenca del Río Regallo” que consistió en la limpieza de márgenes, cauces y riberas en una longitud aproximada de 2.200 m, comprendidos entre la depuradora y el puente situado en el camino de acceso al Polígono Ganadero; además se efectuó una revegetación de las márgenes con especies autóctonas de ribera.

El Taller de Educación Ambiental del Cea Itaca también promovió durante varios años la reforestación de este espacio. En las orillas del cauce se plantaron chopos negros, álamos blancos, higueras, mimbreras y sauces blancos. La repoblación en las laderas de los montes y zonas de matorral arbustivo se realizó con pinos carrascos y encinas. Posteriormente se hizo un seguimiento de todos los ejemplares con riegos asiduos sobre todo en los árboles de ribera.

Este recorrido es uno de las más peculiares de Andorra pues en nuestro municipio predomina el árido paisaje del monte mediterráneo con grandes extensiones de cultivos. Un pequeño oasis de agua y vegetación para realizar tranquilos paseos.